4, Contra a obscuridade (América Vertida)

En nuestra sección dedicada a la traducción poética, el número cuatro incluye la segunda mitad de un tesoro: se trata de tres poemas seleccionados y traducidos por Ángel López Carretero (Valencia, España) de Contra a obscuridade (1988), de Eugénio de Andrade, cuya primera parte publicamos en el número 3.

La poesía limpia y meditada de Andrade se une a la exquisita sensibilidad de Ángel López en algo para lo que solo me queda un nombre: belleza. Juzgad vosotros mismos:

 

 

7

Estão quase sentados lado a lado 

no chão à espera que passe um barco, 

a luz muito quieta 

no regaço 

como se fora um gato, o sorriso 

antigo, a casa 

à beira do crepúsculo 

atenta aos passos nas areias; 

era outra vez abril, 

chovia no jardim, já não chovia, 

um aroma, apenas um aroma, 

tornava espesso o ar. 

Uma criança me leva rio acima. 

 

7

Están casi sentados uno al lado del otro

en el suelo esperando a que pase un barco,

la luz muy quieta

en el regazo

como si fuera un gato, la sonrisa

antigua, la casa

al borde del crepúsculo

atenta a los pasos en las arenas;

era otra vez abril,

llovía en el jardín, ya no llovía;

un aroma, apenas un aroma,

volvía espeso el aire.

Un niño me lleva río arriba.

IMG_0245

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s